Comunidad
Terapia Menstrual | Relato de un rito de menarquía
17775
post-template-default,single,single-post,postid-17775,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Relato de un rito de menarquía

Relato de un rito de menarquía

Su mamá llego como tantas otras mujes al círculo, deseando saber más porque veía a su hija creciendo y quería estar preparada.
Escucho atenta como todas contaban sobre como las hormonas actuaban sobre sus hijas.
Lila, su hija tenía 11 años y Natalia ya había observado los cambios físicos de su hija, sabía que pronto llegaría su menarquía.
Natalia hablo conmigo y entre todas las mujeres de círculo nos pusimos de acuerdo y nos reunimos algunas veces antes de la celebración, cortamos telas, cosimos toallitas femeninas ecológicas y bordamos una toalla con un útero florido, otra preparó una caja especial para guardar el ajuar y otra armó una pulsera con dijes representando las 4 fases del ciclo y piedras de coral.

En esos encuentros charlamos sobre los cambios hormonales y físicos, de las emociones, de como abordar la sexualidad y el cuidado de su cuerpo. Recordamos nuestras menarquías y como nos hubiese gustado que fuese. Algunas contaron como había sido las de sus hijas y compartieron como abordaron estos temas.
Estábamos listas para cuando Natalia nos dijese que a Lila le había llegado su sangre…no paso mucho tiempo unos meses talvez. Y recibimos el llamado, quedamos de acuerdo y nos reunimos en casa de la agasajada…éramos solo mujeres, la abuela, algunas tías y primas, las del circulo, y las amigas mas íntimas.
Llevamos comidas bebidas, torta y hasta flores, era una fiesta. Cantamos canciones, jugamos algunos juegos de niña, cuando sentimos que estábamos en confianza, comenzamos a entregarle los regalos a Lila, primero el útero donde le explicamos sus cambios hormonales y que sucedería en él, luego la pulsera y las toallitas donde le contamos como se sentiría en el ciclo y finalmente todas armamos un túnel rojo por donde Lila pasó y del otro lado su mamá la esperaba con un cuaderno para registrar sus emociones y vivencias y un conjunto de ropa interior de jovencita.

Su mama le dio la bienvenida a la ciclicidad. Le pintamos las uñas le pusimos colorete y seguimos celebrando.

Había mucho más, pero eso continuaba en la intimidad familiar.

 

1Comment
  • Yisela
    Posted at 11:58h, 22 agosto Responder

    Hermoso. Me encuentro en la etapa de acompañar a mi hija mayor en su paso hacia su primer sangrado. Las leo con placer. Quisiera mas info para formacion

Post A Comment